Skip to content

CONFÍA EN NOSOTROS

Toxina
botulínica

Consúltanos sin compromiso

En Medicina estética la toxina botulínica se emplea para mejorar aquellas arrugas faciales que se producen por el movimiento llamadas arrugas dinámicas.

La toxina botulínica es un procedimiento médico que ha sido utilizada desde el año 1980 para tratar muchas alteraciones musculares, como los tics en los párpados o el parpadeo incontrolado. También la inyección de toxina puede ser utilizada para disminuir la sudoración excesiva de las axilas, palmas de las manos o planta de los pies.

Arrugas faciales dinámicas

Las arrugas dinámicas faciales son aquellos pliegues  inestéticos causados por la acción contráctil repetida de los músculos faciales subyacentes a la piel. Por la acción de años de entrecerrar los ojos y fruncir la frente, se producen arrugas profundas en la piel situada entre las cejas, perioculares y en la región frontal. En la mayoría de la gente estas arrugas producen una apariencia de tristeza o cansancio en la cara, que disminuye la sensación de una apariencia agradable.

Estas arrugas de expresión se pueden mejorar y suavizar hoy día sin la necesidad de cirugía y sin cicatrices, mediante la simple inyección de toxina botulínica.

Zonas a tratar

La toxina botulínica se inyecta directamente en la musculatura facial específica para tratar las arrugas del entrecejo, patas de gallo y frente.

Tras el tratamiento las líneas se van suavizando gradualmente y además se previene la formación de nuevas arrugas.

La toxina botulínica no puede utilizarse para las líneas o arrugas situadas alrededor de la boca, ya que la acción de los músculos en esta área se necesitan para la expresión y para otras funciones importantes, como la de comer.

La técnica

El tratamiento supone la inyección de pequeñas cantidades de toxina botulínica en los músculos subyacentes para producir la relajación de estos.

La toxina botulínica comienza a hacer efecto progresivamente a partir de las 72horas, siendo su efecto máximo a las 2 semanas de la inyección. La frecuencia de los tratamientos varía de persona a persona, siendo generalmente necesaria una nueva sesión cada 6 meses.

El paciente, una vez realizada la aplicación, puede reincorporarse a su rutina habitual.

Mediante el botox conseguimos una relajación muscular mantenida, y así los efectos deseados a largo plazo, que son la desaparición o atenuación importante de estas arrugas dinámicas.

 ¿Existen riesgos?

Generalmente, los posibles riesgos potenciales suelen ser moderados y temporales, y en la mayoría de los casos no existe ninguna limitación para realizar las actividades rutinarias.

En casos aislados el paciente puede crear defensas naturales contra la toxina botulínica. En este caso, los efectos del tratamiento tienen una menor duración o, no produce ningún efecto.

Cuidados tras el tratamiento

Conviene evitar cualquier presión en las zonas donde se ha realizado el tratamiento durante las 4-8 horas siguientes, por ello durante ese periodo evitaremos el uso de casco de moto, utilizar una cinta en la frente o dormir.

Se pueden utilizar maquillajes después del tratamiento con suavidad.

Si deseas alguna aclaración o cita con el doctor Carlos León, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro teléfono 856 06 80 10, formulario web o redes sociales.

Consúltanos

Sin compromiso

CASOS CLÍNICOS

Fotos
antes y después

Te presentamos algunos casos clínicos del doctor Carlos León,

imágenes antes y después del procedimiento.